¿Porqué hay que matar las moscas en los restaurantes?

2019-07-05T17:50:45+00:00

A nivel mundial las moscas (insectos dípteros) son conocidas cómo vectores altamente concentrados en áreas urbanas y propagadores de agentes patógenos productores de enfermedades; principalmente gastrointestinales y oftálmicas, peligrosas para el bienestar saludable de humanos y hasta de animales domésticos.

 

Es frecuente la interacción de las moscas y los humanos en el expendio público de venta de alimentos. Esto es debido a que se movilizan todo el día de un lugar a otro en búsqueda de una dieta equilibrada y preferiblemente líquida, fácil de disolver en su saliva.

 

A las moscas, les atraen los productos de materia orgánica en descomposición, los restos de comida en depósitos de basura, leche y alimentos dedicados al consumo humano.

Las organizaciones que regulan la sanidad y la salud pública han registrado 21 especies de moscas, como agentes causantes de enfermedades gastrointestinales, por su predilección por los ambientes contaminados y endofilia, es decir, tendencia a ingresar a edificaciones (Graczyk et al. 2005).

Las moscas son capaces de  transportar eficientemente a través de cinco maneras los microorganismos causantes de enferm edades:

  1. En sus piezas bucales,
  2. Por medio de su vómito,
  3. En los pelos del cuerpo y de las patas,

4.En las almohadillas viscosas de sus patas,

  1. En el aparato intestinal por medio de las heces (Radvan, 1960).

 

Los microorganismos aislados en un estudio realizado con muestras de comidas de varios tipos de restaurantes correspondieron: a bacterias, el 46,8%, (Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae); seguidos por parásitos, 31,9% (Entamoeba histolytica y Blastocystis hominis) y hongos, 21,3% (Aspergillus fumigatus y Criptococcus spp).

La Mosca domestica ha sido confirmada como un eficiente vector de E. coli, específicamente, la cepa O 157: H7. Esta cepa puede ser transportada en el tubo digestivo, multiplicarse en las piezas bucales y luego ser excretada por tres días consecutivos (Moissant et al. 2004; Sasaki et al. 2000).

La infección por E. coli 0157:H7, se asocia con el síndrome urémico hemolítico, una enfermedad que se caracteriza por la destrucción de los glóbulos rojos sanguíneos, una drástica reducción de las plaquetas y una insuficiencia renal aguda (Murray et al. 2002).

Las moscas representan una seria amenaza para la eficiencia laboral del personal. Un local infestado de moscas provoca que más de un 50% de los empleados inviertan su tiempo matando y alejando las moscas. A su vez, las picaduras (aunque no todas las moscas pican, las que lo hacen; generalmente tienen partículas venenosas en su saliva) y el molesto zumbido de estas interrumpen la tranquilidad de los comensales y los ahuyentan. Nadie quiere comerse un plato de comida contaminado que acto seguido interfiera con sus actividades laborales y  recreativas diarias al causar efectos gastrointestinales molestos.

 

Un ejemplo de cómo ocurre la propagación infecciosa sería lo siguiente:  Una mosca domestica se alimenta de heces humanas en una letrina usada por un portador de fiebre tifoidea,  y luego se posa sobre una ensalada de carne que se está preparando en un restaurante. La mosca inocula el alimento con bacterias patógenas (incluso Salmonella typhi, el bacilo de la tifoidea) a través de su sistema bucal, vómito, patas y pelo contaminado con las heces humanas; estás   se multiplican rápidamente en ese medio ideal.

Horas más tarde, cuando los clientes del restaurante consumen la ensalada de carne, adquieren la infección y desarrollan fiebre tifoidea.